jueves, 29 de octubre de 2009

La Guerra de Sucesión Española 1701-1714

La Guerra de Sucesión Española es uno de nuestros conflictos más interesantes aunque desconocidos, quedando quizá eclipsado entre dos periodos mucho más populares como la Guerra de los Treinta Años y la Guerra de Independencia. El resultado de esta contienda produjo importantes cambios en Europa, en la que sus principales naciones se vieron implicadas, pero sobre todo en España, donde se produjo un cambio dinástico y el principio del fin de una organización política y uno fueros y derechos territoriales.


En los últimos años del siglo XVII la situación de la sucesión al trono español era un grave problema para el equilibrio de poder en Europa. Carlos II no tenía hijos y varios aspirantes al trono se disputaban la herencia de los Austrias. Por un lado estaban el Archiduque Carlos de Austria, de la dinastía de los Hausburgo, y Felipe de Anjou, nieto del todopoderoso Luis XIV, rey de Francia. El tercer candidato era el Príncipe Elector José Fernando de Baviera que tras el Tratado de Partición en 1698 fue declarado heredero al trono español para así mantener el equilibrio de poder en Europa. A Austriacos, Holandeses e Ingleses no les interesaba que el Imperio Español, todavía grande y poderoso aún en su decadencia, fuera gobernado por una marioneta de Luis XIV. Pero sobre todo Inglaterra, fiel a su política de evitar un estado continental demasiado poderoso que amenazara sus intereses , intrigaba contra Felipe de Anjou.

Al poco tiempo del tratado el heredero José Fernando de Baviera murió y Carlos II, a punto de fallecer, nombró a Felipe como su nuevo heredero. Trás la muerte de Carlos II, Luis XIV proclamó a su nieto nuevo rey de España con el nombre de Felipe V. De nuevo las potencias enemigas de Francia se opusieron a este nombramiento, pero aceptaron finalmente con la condición de que Felipe V renunciara al trono de Francia, evitando así que ambos paises, y sus ejércitos, quedaran bajo el gobierno de una misma persona. Pero aún así no se evitó la guerra.
Al año siguiente Luis XIV precipitó los acontecimientos nombrando a su nieto delfín de Francia y presentándolo ante su corte como heredero al trono francés y, posteriormente, sustituyendo las guarniciones españolas de la frontera con los Países Bajos por tropas francesas, lo cual suponía una grave amenaza para los holandeses que declararon la guerra a Francia. John Churchill, Duque de Marlborough, fué nombrado Capitán general de las fuerzas inglesas que se unieron a Holanda. Marlborough logró formar la Gran Alianza (7 de septiembre de 1701), en la que se encontraban Inglaterra, Holanda, Austria, Portugal, Dinamarca y varios estados menores alemanes y que declara la guerra a Francia en mayo del año siguiente. Luis XIV contaba con sus ejércitos, las escasas y mal preparadas fuerzas españolas y aliados como Saboya y Baviera.

La Guerra de Sucesión Española tuvo dos teatros de operaciones muy diferentes y bastante separados entre sí. Por un lado la guerra en Europa, protagonizada por las continuas victorias de Marlborough sobre las tropas francesa en batallas tan conocidas como Blenheim (13 de agosto de 1704), Ramillies (23 de mayo de 1706),Oudenarde (11 de julio de 1708) o Malplaquet (11 de septiembre de 1709), en las que los grandes generales y mariscales de Francia como Vendome o Villars fueros humillados por las tropas anglo-holandesas. Por el otro, la guerra en la península entre los ejércitos de Felipe V, apoyado por tropas francesas, y los aliados, sobre todo ingleses y portugueses, en apoyo de Carlos de Austria. La guerra en España fue muy dispar, alternándose periodos de supremacía entre ambos bandos. Los ejércitos de Felipe V llevaron la peor parte hasta el 25 de abril de 1707, en el que un ejército aliado al mando del general Galway fue completamente derrotado por las tropas borbónicas frente a la ciudad de Almansa. A partir de este momento las victorias y derrotas se sucedieron en ambos bandos como en Almenara, Zaragoza, Brihuega o Villaviciosa.

La situación política cambió radicalmente en 1711, cuando falleció el Emperador de Austria y Carlos fue nombrado nuevo Emperador. La idea de que el emperador de Austria fuera a su vez rey de España era inaceptable para los Ingleses, siempre dispuestos a evitar un poder central fuerte en Europa, y su actitud frente a la Gran Alianza cambio por completo. En 1712 Inglaterra y Francia firmaron un tratado secreto por el cual la primera abandonaría a Holanda a su suerte al igual que a la causa de Carlos en España y Luis XIV retiraría su apoyo a Felipe V. En abril de 1713 se firmó la Paz de Utrech, que acababa con la guerra en Europa y el 7 de septiembre de 1714 el Duque de Berwick al mando de las tropas de Felipe V tomaba Barcelona dando por concluida la guerra en la península.


Los Ejércitos de la Guerra de Sucesión Española

Como habréis podido comprobar, este conflicto implica a un gran número de naciones con sus diferentes ejércitos y por lo tanto una variedad impresionante de unidades y uniformes. Ya solo el ejército francés, con la Maison du Roi, los regimientos de línea y los regimientos extranjeros, es un reto para un coleccionista. ahora imagináos si además nos fijamos en el ejército inglés o el holandés, prusiano, bávaro, danés,... además esta época nos ofrece uniformes muy coloridos, no tan estilizados como los de la Guerra de los Siete Años, pero muy satisfactorios de pintar. A mí este periodo me gusta mucho y empecé a interesarme por el cuando recibí las primeras figuras de 28mm de Front Rank. Ya entonces escribí un artículo sobre la organización del ejército francés para la revista Soldados y Estrategia, y cuanto más investigaba más me iba enganchando. Esta gama de Front Rank me gusta especialmente porque sus figuras son grandes, con volúmenes muy pronunciados y fáciles de pintar, muy espectaculares una vez acabadas (además no hay vueltas, ni engorrosas mochilas, cosa que acelera mucho el pintado). Bromas aparte, el resultado son unidades muy vistosas, con grandes banderas, que conforman ejércitos realmente bonitos. El último empujón me lo dió una partida que jugué con los chicos de El Somatén, durante las jornadas del club Alpha Ares el año pasado, con estas figuras y una daptación del Impetus (Aprovecho para agradecerles su hospitalidad y simpatía).
Mi idea es ir poco a poco subiendo al blog información de cada uno de los ejércitos, tanto su organización como sus uniformes, para que el que quiera pueda animarse a pintar alguna unidad.
Por ahora Front Rank no ha sacado españoles ni portugueses y se ha centrado en el teatro europero, así que empezaré por los franceses y seguiré por ingleses, austriacos y holandeses. Luego los estados menores como Baviera, Prusia y Dinamarca, etc.
En el Campo de Batalla
La forma de luchar a principios del siglo XVIII había cambiado mucho con respecto a la Guerra de los Treinta Años. El uso de la pica había ido desapareciendo en favor del mosquete y su potencia de fuego y quedó definitivamente relegada (salvo algunos casos como la Gran Guerra del Norte entre Suecia y Rusia, o en algunas unidades españolas) cuando se introdujo la bayoneta. Este complemento convertía el mosquete en un buen arma defensiva contra caballería ,no haciendo pues necesaria la defensa de los mosqueteros por parte de los piqueros y proporcionaba al regimiento mucha más potencia de fuego ya que todos sus soldados iban armados con mosquete. Las unidades de infantería ya no buscaban tanto el cuerpo a cuerpo y si el intercambio de fuego, que se realizaba a corta distancia. Sería muy común ver dos lineas enemigas desplegadas una frente a la otra ,a pocos metros, disparándose entre ellas hasta que una se decidiera a iniciar el asalto.
La caballería aún no tenía la función de choque que tendría posteriormente durante la Guerra de los Siete Años y sobre todo el periodo napoleónico, y se empleaba más para defender a la propia infantería de la caballería enemiga, cubriendo sus flancos (se intercalaba entre los regimientos de infantería). Era habitual verla avanzar sobre el enemigo para dispararle con pistolas y carabinas.
La artillería se usaba en apoyo de la infantería intercalándola entre las unidades pero no llegaba a formar grandes baterías, así que su efecto era más moral que real.
Los ejércitos desplegaban sobre el campo de batalla formando dos líneas generalmente, cada una de ellas dividida en partes, una central y dos alas, donde se concentraba gran parte de la caballería. El sistema de combate lineal y la escasa maniobrabilidad de las tropas hacía que una vez comenzada la batalla o tomada una decisión fuera muy difícil cambiar el curso de los acontecimientos. Esto obligaba a los generales a preparar muy bien cada enfrentamiento y su plan de batalla inicial.
La unidad típica de infantería era el regimiento, compuesto por varias compañías de fusileros y una de granaderos, Los regimientos desplegaban en línea, con varias filas de profundidad dependiendo del ejército. Los ingleses, por ejemplo, desplegaban en tres filas aprovechando así toda su potencia de fuego, mientras que los franceses desplegaban de cuatro o incluso seis soldados de fondo.
El reglamento
Como alguno ya imaginará voy a recomendar el Rank & File para jugar este periodo, aunque en principio se queda fuera de lo que cubre el reglamento. También espero poder usar el Black Powder, que nos llegará la semana que viene y que tiene una pinta extraordinaria. Acabo de leerme la entrevista que han publicado en la última Wargames Illustrated a Jervis Johnson y su socio sobre el reglamento y creo que va a gustar bastante.
Un saludo
Rafael





4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    A mí también me gusta mucho la uniformología y tácticas de esta época. Tenía pensado hacer un juego de Almansa adaptando el impetus. ¿Me podrías decir dónde encontrar información de los uniformes de los regimientos españoles, franceses, ingleses y portugueses que participaron en la batalla?
    Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, lo mejor en información de uniformes , tacticas y batallas son los dos tomos de la editorial Partizan Press sobre esta época. Se titulan The Armies and Uniforms of Marlborough´s Wars vol I y vol II. Valen 21.95 cada uno y en el primero te vienen los uniformes de austriacos, bávaros, ingleses, daneses, holandeses, franceses, prusianos y estados alemanes; además de una introducción historica al conflicto y tácticas de la época. En el segundo el ejército español, los estados italianos y el ejercito portugues, además de una descripción de batallas como Turín, Blenheim, Ramillies o Almansa (entre otras).
    Creo que estos libros son ideale spara tí. Yo los tengo y saco mucha información de uniformes y banderas y de organización. Si te interesa los tienes en Atlántica.
    Me has dejado picaso con el tema este de Almansa en Impetus ¿En que escala de figuras te lo vas a hacer? Yo estoy dandole vueltas al napoleónico en Impetus 15mm con las mismas bases que tiene actuialmente. Bueno ya me contarás...
    un abrazo
    Rafael

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Rafael.
    El juego lo voy a hacer a escala 1/72 utilizando los rusos de Zvezda de Pedro I como infantería y artillería, y la caballería con los dragones zuecos de Zvezda y la caballería Revell de la guerra de los 30 años. Voy a usar peanas de frente 8 cm. La calidad de estas figuras, especialmente Zvezda, es sobresaliente.
    Ya te posteo unas fotillos a medida que lo vaya haciendo.
    Un saludo, compañero de hobby.
    Cernícalo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Bienvenido/a a "Vive l'Empereur!"

    Esta aventura por recorrer el Mundo de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació el 30 de Abril 2009, día en el que además, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

    Nuestra afición por Francia (1793-1815) viene de muchos años atrás, especialmente de las campañas militares napoleónicas y de todo lo concerniente a nivel bélico-estratégico que tuvo lugar desde finales del siglo XVIII con el Asedio de Tolón (1793) hasta la triste caída del Águila en Waterloo (18 de Junio 1815).

    Vive l'Empereur!
    http://vivelempereur.blogspot.com/

    ResponderEliminar